El nuevo ciclo del Museu Picasso centra su mirada en el circo

Una de las grandes aficiones de Pablo Picasso fue el circo. Este espectáculo en el que se unen fuerza, alegría, destreza, dinamismo, color y música se refleja continuamente en la vasta obra del artista, y tiene su origen en Barcelona continuando más tarde en París. En la ciudad condal, Picasso  frecuentaba Tívoli de la calle Caspe y el Alegría de la plaza de Catalunya, y en París es un asiuduo del Medrano, un nido vanguardista donde trabó amistad con los payasos Grock y Seiffert, entre otros.

A partir del 8 de mayo y hasta final de junio, el Museo Picasso inicia el ciclo Domingos de circo en el Picasso, en el que ofrece una selección de espectáculos de gran calidad en los que las técnicas tradicionales se enlazan con la mirada contemporánea de jóvenes creadores procedentes de Cataluña, Gran Bretaña, Italia, Francia, Suecia y Dinamarca.

Cada espectáculo tendrá una duración aproximada de 50 minutos, se realizarán siempre al mediodía (12h) y la entrada solo costará 3€.

0 comments
Submit comment