Monet vuelve al Grand Palais treinta años después

Por segunda vez en treinta años, el Grand Palais de París dedica una exposición al impresionista francés Claude Monet (1840-1926), que podrá verse hasta el próximo 24 de enero.

En este edificio construido para la exposición universal de París de 1900 se albergan las más de 170 obras del artista, reunidas para la muestra que lleva por título Claude Monet (1840-1926).

La exposición reúne obras de todas las épocas, desde las que pintó en los inicios de su carrera artística hasta sus últimos lienzos. De las series, en las que reproducía un mismo tema en distintos momentos del día, incluso del año, a los paisajes del Bosque de Fontainebleau y las Marinas de Normandía, Argenteuil, París, y también Vétheuil, pequeño pueblo rural donde Monet se instaló en 1878, la isla bretona de Belle-île-en-Mer, pero también el Mediterráneo, captado entre 1884 y 1888, así como figuras, retratos y naturalezas muertas.

También tienen su lugar los cuadros realizados a partir de 1890, como las series de “Meules” (Pajares de heno), “Peupliers” (Álamos) o “Catedrales”, las brumas londinenses sobre el Tamésis o las vistas de Venecia, en 1908.

Al final del recorrido, un sinfín de publicaciones, libros, porcelanas decoradas al estilo de Monet y otros pequeños objetos relacionados con su obra impresionista esperan al visitante, que puede continuar su visita acercándose al vecino museo de la Orangerie. Allí es donde, desde 1927, las grandes salas ovales resguardan sus impresionantes “Nenúfares”, que también tienen representación en la muestra.

0 comments
Submit comment