Las grandes exposiciones de 2010 (II)

A partir de mayo, Barcelona tiene una programación de lo más tentadora. El Museu Picasso dedica dos exposiciones consecutivas a analizar la figura de Picasso en relación con otros artistas de su época. Primero con la muestra Rusiñol-Picasso, que del 28 de mayo al 5 de septiembre mostrará la influencia del modernista catalán Santiago Rusiñol en la formación del joven Picasso.

Y a partir del 15 de octubre hasta el 16 de enero de 2011 la exposición Picasso-Degas une por primera vez a dos de los artistas más importantes de la época moderna. Para esta ocasión se han reunido préstamos muy destacados de instituciones y colecciones de todo el mundo.

En el MNAC continuan explorando el ámbito fotográfico y de mayo a septiembre organizan la muestra Praga, París, Barcelona, 1918-1948. Interrelaciones de la modernidad fotográfica en Europa. Analizando la revolución artística que se desató en Praga y París a partir del 1918, se centran en como afectó a Cataluña, gracias a las revistas europeas ilustradas y  también a fotógrafos como Pere Català Pic, Emili Godes, Josep Sala o Josep Masana.

Por otro lado, también en Montjuïc, la Fundació Miró dedica una exposición de julio a noviembre a la ganadora de su premio en 2009, Pipilotti Rist. Sus instalaciones audiovisuales –expuestas en museos como el MoMA o el Georges Pompidou de París– abren una ventana a la sorpesa y la provocación, buscando contínuamente la innovación artística a menudo a partir de su propio cuerpo.

Las grandes exposiciones de 2010 (I)

0 comments
Submit comment