Maurice de Vlaminck, fauvista

Exposición: Maurice de Vlaminck. Un instinto fauve. 1900-1915
Artista: Maurice de Vlaminck
Fechas: Del 2/07 al 18/10 de 2009
Localización: CaixaForum de Barcelona

Maurice de Vlaminck - A l'hort del meu pare - 1905 Vlaminck - Vins, liqueurs - 1910

Durante el Salón de Otoño de 1905 celebrado en París, el crítico de arte Louis Vauxcelles paseaba por la sala VII del Grand Palais. Una escultura de estilo renacentista estaba rodeada por cuadros de colores intensos, aplicados de manera casi violenta sobre el lienzo. “Donatello chez les fauves” -Donatello entre las fieras-, dijo. Y así es como el grupo de artistas entre los que se cuentan Matisse, Derain, Vlaminck, Dufy y Bracque adquirieron el nombre de fauvistas.

Desde principios de julio el CaixaForum expone más de 80 obras de Maurice de Vlaminck (1876-1958), uno de los principales integrantes del grupo. Las obras delimitan el periodo de 1900 a 1915, momento de absoluta experimentación del artista francés. Al observar sus cuadros nos vienen a la mente las influencias del grupo de los fauves como el postimpresionismo de Van Gogh y Gauguin o el puntillismo de Signac y Seurat. Hay cuadros donde predominan los ángulos rectos, y los colores más apagados con un predominio del gris, recordándonos otros artistas como Bracque o Cézanne. Y los rojos en contraste con el verde o el violeta, sumados a la superposición de planos, nos transportan al universo de Matisse.

Si sólo nos quedamos con esta idea, podemos llegar a pensar que Vlaminck no aporta nada nuevo. De una obra a la siguiente, la exposición nos presenta a Vlaminck de esta forma: parecido a Van Gogh, parecido a Matisse, parecido al cubisme de Cézanne. El caso es que los fauvistas fueron un grupo totalmente innovador, donde sus componentes se influenciavan los unos a los otros. Rechazados por el público y por la Académia de Bellas Artes, fueron tachados de ‘salvajes’, encontrándose en una situación muy parecida a la que sufrieron los impresionistas la década anterior.

El CaixaForum nos ofrece la oportunidad de ver Vlaminck en nuestro país por primera vez, continuando su labor de presentar de manera sencilla los artistas de principios del siglo XX. Esta voluntad mejoraria explicando al público la complejidad del panorama artístico de entonces, de como surje el fauvismo y en que consiste. Ahorrándolo, nos perdemos en un mar de colores y pinceladas vibrantes que nos recuerdan a lo que ya conocemos.

0 comments
Submit comment